Nueva Comunidad MJD

Con gran alegría, queremos contar a toda nuestra Comunidad Educativa que nuestro Colegio cuenta con una nueva comunidad  que inicia el proceso de incorporación al Movimiento Juvenil Dominicano (MJD) cuyo nombre es ONAHBUNTU que significa “yo soy, porque nosotros somos familia” , y está compuesta por alumnos que en junio pasado recibieron el Sacramento de la Confirmación.

La coordinación de la comunidad ONAHBUNTU está compuesta por:

Coordinadora: Krischnna Bruna Gutiérrez

Vice coordinador: Vicente Rojas Astargo

Formador: Niza Fenelli Pérez

Secretario: Joaquín Navarro Bravo

Ecónomo: Gabriel Ahumada Millard

Asesor: Fr. Manuel Díaz Díaz, O.P.

Que Dios y nuestro Padre Domingo acompañen a la coordinación y a la nueva comunidad MJD

¿QUE ES EL MJD (Movimiento Juvenil Dominicano)?

Somos un Movimiento Cristiano, de grupos formados principalmente por jóvenes laicos viviendo en misión dentro de la Familia Dominicana. Diversos en nuestro modo de pertenencia, pero unidos en nuestra común valoración de la vida dominicana, queremos vivir a Jesucristo como centro de nuestras vidas.

La oración, el estudio, la comunidad, la compasión y la predicación definen los pilares de nuestras vidas. Queremos aportar a la Orden una presencia fresca, vital y vigorosa al tiempo que compartimos su historia y legado. En muchas naciones y en cada continente, el Movimiento Juvenil Dominicano ofrece a jóvenes adultos un camino para encontrar y vivir el Evangelio.

 En el espíritu de Santo Domingo, miramos al futuro llenos de alegría y esperanza, mientras intentamos discernir a Dios en nuestras vidas. Respondiendo al deseo de vivir más plenamente el mensaje de Jesús, cada uno de nosotros trata de utilizar todos los medios y oportunidades para predicar la Palabra.

La búsqueda, la alegría y la fraternidad definen a nuestros grupos. Nuestra existencia y valores comunes definen nuestra predicación. El servicio a los otros, desde la abundancia del corazón, nos lleva a predicar a todos los segmentos de la sociedad. Reconociendo las diversidades del Movimiento, confiamos en la ayuda del Espíritu y en nuestra fe común para crear un mundo de justicia, hecho realidad desde la fe, la esperanza y el amor.